lunes, 17 de abril de 2017

CRESTERÍA NW DEL RECUENCU

Ruta realizada el Miércoles 05-04-2.017. Si quieres el Track entra en el siguiente enlace:Crestería NW del Recuencu.

Tiempo atrás, habíamos comentado en numerosas ocasiones, la imponente silueta de la crestería del Recuencu. Siempre llamaba nuestra atención, cuando la observábamos desde el Maciédome o el Tíatordos; por lo que decidimos recorrerla en cuanto tuviéramos ocasión.

Lástima que no acertáramos con el día y solo termináramos la primera parte. 

En el Km.3 de la carretera local PO-1 y después de pasar el tunel que atraviesa la Peña el Soberu, dejamos un coche, y cruzando la carretera subimos a coger la crestería lo más a bajo posible. Otros 2 coches quedaron en Sobrefoz.
Día plomizo, aunque las predicciones eran de mejora.
Sobrefoz.
 No llovió en ningún momento, pero la humedad de la niebla, mojaba el monte bajo y por tanto el agua acababa en nuestros pies.

Se aprecia la humedad de la hierba.

Entretenidas trepadas; pero aún falta muchísimo.

Aladino.
A pesar dela humedad, la roca estaba seca y era buena en gran parte del recorrido.


Oteando el recorrido a seguir.

Como ya comenté en otras ocasiones, las fotografías no siempre expresan la realidad. En ésta tal parece no existir problema alguno; sin embargo no es así, hay un paso delicado con deficientes agarres para los pies. La abundante hierba y su inclinación no permiten resbalón alguno, la roca te desplaza hacia afuera,  solamente un buen agarre para las manos.

Con toda precaución vamos solventado el paso.
En la primera parte del recorrido, quizá el primer kilómetro, la visibilidad era escasa pero como vemos en la fotografía todavía buena, más adelante aún disminuyo más.

Los compañeros van tomando diferentes fotografías del recorrido.
tanto para adelante como para atrás.
Antonio.

Monchu, el casco de Pereira, Esther y el Jorobado de Nôtre Dame.
La vegetación, también es abundante en algunos tramos.

 Como ya comenté enseguida estamos en la crestería y comienza el agarre a la peña. Esther y Pereira.
 Se pasa de la piedra a zonas de monte bajo y se progresa rápido al principio.

Aladino.
Antonio.

Antonio y yo.

Monchu y Toño.
 La crestería no es limpia, abunda la vegetación y al estar mojado obliga a tener mucha más precaución
 Ganamos altura y ya quedan muy abajo el Yano y Sobrefoz, hacia el Sur.
 Y San Juan de Beleño hacia el Norte.



El Cantu Cutre.





 Enseguida estamos en la primera cumbre del día, el Canto Cutre 1.002 metros. Toño, Aladino, Esther, yo, Antonio, Pereira y Monchu.  Faltan Kiko y Hugo que vienen más atrás.

Hacia adelante. Aún queda mucha crestería. Los prados que vemos arriba, a la derecha, están en frente del  Foyu les Gobies, por donde pasaremos más tarde.
El grupo en plena faena.
 Seguimos progresando, la crestería acabará siendo larga, no en vano son 4 kilómetros, que obligan al cuerpo a un trabajo exhaustivo.
 Zona con un pequeño hayedo, después de un corto llano.
Y fuerte pendiente.


Selfie de Toño, que coge desprevenido a todo el mundo.
Con Aladino.
Selfies, selfies.


 Pasamos al pie de una antena ya en desuso.


 Y seguimos esperando que despeje, aunque no se logró e incluso cerro más. 
  
 Espectacular el Tiatordos entre la niebla.  
  Antonio a lo suyo.


 El trepar es continuo.
 No ofrece descanso alguno.


Llegamos a una zona en la que un enorme peñasco nos cierra el paso y lo evitamos por la derecha, rodeándolo.








Tramo guapo de trepar y destrepar.







Y llegamos a una zona caótica, con abundante vegetación en un pequeño jou, estamos en el Foyu les Gobies. Avituallamiento, ya que aún nos queda 2/3 de crestería.



Proseguimos.
Casi no apetece seguir.






Otra vez para arriba, por los pinchos.



La abundante niebla no nos deja ver el entorno. Quizá mejor.
 Volvemos a subir y a bajar esta vez por roca de calidad. 

 Zonas más expuestas, como en ésta donde vemos enormes desventíos a ambos lados. Menos mal que casi no se ven.

Buena piedra, como se observa en estas fotografías. Próximos ya a la cumbre.



Aunque cerca de ella hay un enorme gendarme que nos obliga a pasar por su parte izquierda, primero en horizontal por terreno de hierba, muy inclinado, que más tarde nos introduce a la derecha por una pindia canal, también de hierba, hasta un hombro en el que girando de nuevo a la derecha; la hierba va alternándose con piedra, hasta que estamos en otro hombro, esta vez cerca de la cumbre del Recuencu. Desde este hombro, si vamos unos metros hacia la derecha, hay una caída importante hasta la base del gendarme. No tengo fotos de este paso.

Desde el hombro que relato anteriormente se sube a la cumbre directamente, trepando como hizo Antonio.
O un poco más a la derecha, por donde subió Aladino,  por la canal que vemos, sin problemas.


 Nosotros pasamos por abajo, a través de esta terraza que vemos.

 Subiendo luego a la izquierda y salvando así el roquero que tenemos encima.
Al final hubo que trepar igual.


Últimos metros para coronar.
 Debajo del buzón del Recuencu por su cara Sur. Accediendo a su cumbre.
 Cumbre del Recuencu. Aladino, Pereira, Hugo, Kiko, Esther y Antonio. Delante Toño, yo y Monchu.

Ante la persistente niebla, decidimos no bajar la cara Sur de la crestería y dejarla para mejor ocasión.

Bajamos por el camino habitual hasta la Collá les Caldes.

Y luego pegados al río Vallizón y por la Foz de Enol; hasta Sobrefoz, donde tenemos los coches.


Pereira en el Vallizón.

Esther cruzando el Vallizón.
Puente sobre el Río Vallizón. Salimos a la pista que sube hasta Ventaniella desde las cercanías de Sobrefoz; donde damos por finalizada esta parte de la crestería del Recuencu. Habrá que volver para realizar el tramo Sur. Pero esa será otra historia.




















































No hay comentarios:

Publicar un comentario