domingo, 30 de abril de 2017

CANAL DE ESTOREZ Y DE SABUGU EN CIRCULAR DESDE PONCEBOS POR LES REONDES DE ESTOREZ Y EL TRESLLORU.

Ruta realizada el Jueves 20-04-2.017

El día parece que promete.

La idea era subir la Canal de Estorez, pasando por las Reondas de Estorez, enormes rocas que se desprendieron durante una avalancha a principios de siglo pasado y que acabaron tapiando el Cares.
 El descenso por la Canal de Sabugu, pero con una variante, en vez de cruzar el Río Cares cerca del Farfao, pasar por el camín del Treslloru nuevamente  a las Reondas de Estorez y cruzar aquí, de nuevo,  el Cares.
 Salimos de Poncebos con muy buen día y así se mantendría hasta el final del mismo.


 Subimos por los Collaos.






En esta fotografía del compañero Ángel  "LE PROFESSEUR", se aprecia con claridad meridiana la entrada del Saigu a la Canal del Molín.
 Hasta la caseta del Saigu, donde bajamos al Cares por camino marcado y girando enseguida a la izquierda, buscando la pared que más abajo cobija los restos de una cabaña construida, según inscripción en Diciembre del 27.

Nada más desviarnos debemos girar muy pronto a la izquierda, ya que si lo hacemos a la derecha, entraríamos de lleno en la Canal del Saigu y pierde su continuidad.

Girando a la izquierda entramos en la Canal del Molín.






Inscripción en la roca.

 Pasamos la cabaña y enseguida llegamos al Río.


 Terreno abrupto y empinado, para ir entrando en juego.
 Estamos en el Cares, venimos de la Canal del Molín, a la izquierda de los compañeros.


 El río lleva poco caudal, abundan los pozos con abundante fuerza y profundidad, y algún sifón.



Progresamos cauce arriba.


Una vez que bajamos la Canal del Molín, debemos ir pegados a la izquierda del cauce del río. Encontraremos un sendero que nos llevará hasta una zona de arbustos y pinchos, debemos pasar esta zona de unos 50 metros y saldremos al paso denominado, las Reondas de Estorez. 
 Nosotros fuimos pegados al cauce del río y lo pudimos cruzar un poco antes del paso explicado anteriormente. Las piedras también son enormes y Reondas.



Sorteando bloques.





El constructor del puente. " Gracias Antonio ".


 Cruzamos con un pequeño salto y también apoyándonos en este improvisado puente.
 La zona de la Reondas, un poco más arriba que por donde cruzamos nosotros. A la vuelta si cruzaríamos por aquí. Se aprecia a la izquierda del cauce, la maleza que hay que pasar.
 Una vez cruzado el río subimos de frente a una pared húmeda con abundante musgo, y por la derecha de la misma entramos en la Canal de Estorez.







 Ángel entrando en Estorez.


 Las Reondas desde Estorez y el monte de espinos.

"Canales de Picos"..... impresionantes.

Reagrupamiento y  "parriba".


 Estamos en la Canal de Estorez. La canal, tiene un giro a la derecha sobre la mitad de la misma  y sigue en vertical ascensión, hasta Amuesa.
 Terreno muy vertical y tortuoso.

Aunque uno se extasía con el entorno.

Paso ligero de la tropa.


Algún descanso para disfrutar de las canales del Cornión.

 Por esta Vira de hierba se pasa también a la Canal de Sabugu, por el Juracao la Rasa, después de larga ascensión. Que queda pendiente para otra ocasión.

 Poco a poco y con esfuerzo vamos perdiendo de vista el Cares.
 Canales de Picos.... impresionantes.

Se disfruta de la subida, yo al menos. La bajada será otra historia.
 Aunque cuesta subir, yo lo prefiero a bajar, y a medida que subo tengo en mente el descenso que nos espera, en Sabugu.



 Poco a poco vamos acercándonos a la última parte de la Canal, otro giro a la derecha leve, nos deja en una zona con algún árbol, preludio de Amuesa.

La sensación que me envuelve en estos lugares es difícil de explicar, sensación de pequeñez ante las inmensidades y bruscas formaciones que nos rodean. 



Subimos bastante rápido, no recuerdo exacto el tiempo pero sé que no nos llevo mucho.
 Y al fin llegamos a Amuesa.
 Tenemos delante el Trave Norte.
 Y a la izquierda el Cotalbo. 



Por la izquierda: Toño, Aladino, Pereira, yo, Ángel, Vicente y Antonio. " Los siete magníficos".
Con la mirada hacia el Este. Aunque esta vez seamos seis, falta Toño, "el fotógrafo".
 Giramos a la derecha en dirección Oeste en busca de la Canal de Sabugu, pero antes subimos a Cabezo Salinas, situado encima de Sabugu.



Ostón.

Al fondo Cabezo Salinas.
 Hacemos la cumbre del día con el Cornión detrás y bajamos a la Canal de Sabugu.

Pereira y Ángel "LE PROFESSEUR". 

 Más al Este La Majada de Amuesa y la Peña Maín con el Collado Pandebano. 
 Hacia el Norte el Cuetón.
 Las paredes que cierran la Canal de Estorez.

Collada Camplengo entrada a Sabugo.
Iniciando Sabugu.
 Del Juracao de la Rasa, saldríamos a Sabugo bajando este pequeño canalizo.
 Y comienza el descenso.
 Pereira, Aladino y Antonio, con la Canal de la Raya y la Vega de Ostón detrás.
 Sólo resta bajar mil y pico metros hasta el Farfao.

" Falten los Skis.....".
 El comienzo del descenso.... terrible. La hierba seca en superficie y el desnivel del terreno, obliga a pisar con fuerza, desprendiendo la hierba seca y debajo al estar húmeda la hierba nueva, era imposible no resbalar. Alguno de nosotros o casi todos resbalamos sin poder frenar varios metros.

 Pasamos como buenamente pudimos esta zona peligrosa y nos desviamos al margen derecho, evitando así el derrapaje, por terreno más calizo.


 Bajada muy dura, imposible no caer. Uno de nosotros retorció un tobillo y hubo que bajar aún, con más precaución, sin prisas, al ritmo del compañero.
Se acerca poco a poco la Senda del Cares y el LLanu la Sota.



Con "cuidadin".
 Y ya vemos de cerca el Farfao y el LLanu la Sota..

Entrada al "camín del Treslloru". Alucinante.
 Unos metros antes de llegar al Farfao, la pared de la derecha que cierra la Canal de Sabugu se termina y surge un camino, al principio, armado; Es el camín del Treslloru. Camín que no conocemos.



 El camino armado termina en la primera curva a la derecha y comienza un sendero de hierba, que a veces se pierde y que no deja lugar a despistarse, ya que los desventíos hacia el Cares son importantes. Abajo, los pozos del Cares con sus azules averdosados...preciosos.


El camino no permite distracción alguna, salvo para alguna pose.
 Vamos rodeando las laderas en dirección a Estorez, siempre con la máxima atención.

 También hay algún tramo fácil, aunque corto.





 Algo de terreno entre hierba y grava, muy peligroso y que requiere máxima atención en todo momento.




 Se aprecia la verticalidad del terreno. El sol no entra aún en estas laderas, su orientación Norte y el contrafuerte que separa o une Estorez con Sabugu, no permite la solana del astro Rey.

La verticalidad es muy elevada en algunos tramos.

Los tramos de roca se agradecen, ya que nos proporcionan más seguridad en los agarres.

"cuidadin".











La distancia recorrida no es larga pero requiere la máxima atención. Con la adrenalina a tope, el cansancio va haciendo mella y el riesgo aumenta.




Y llegamos a la armadura del Treslloru, paso que según relata el Guía, Víctor Sánchez  Martínez, nativo y gran conocedor de la zona, en su blog "Entretenimientovertical", fue construido por el mismísimo Bernardo,  (famoso pastor de Picos).

Antonio.
 Barrenos y palos de madera para apoyar los pies y un alambre para las manos, abajo desventíos hasta el Cares. A la salida del paso, canalizo vertical a nuestra derecha, con buena roca para pies y manos. Impresionante.



Aladino.

Vicente.





Y el menda.¡Asustau no! Acojonau.....

Desde arriba, desde la canal de subida, se aprecia el "DESVENTÍO".

Nada más salir del "armao", giro a la derecha brusco y vertical con buenos agarres.



Pero siempre, siempre con máxima precaución y seguridad.
 A partir de aquí el terreno mejora, ya damos vista a las Reondas de Estorez. Las de por la mañana.
Abajo la Reondas. Las de la tarde.

 Bajamos a la Reondas, para cruzar el Cares.



 Y subimos la Canal del Molín, otra vez,para acceder a la Senda del Cares.

Regresamos a Poncebos por el camino antiguo, a la vera del hermoso Cares, sin gente. Ya relajados y disfrutando de la Garganta Divina, que cuanto más veces la recorro, más me gusta. En Poncebos damos por finalizada esta preciosa ruta.

ATENCIÓNRecorrido sólo para personas con experiencia en terrenos peligrosos y acostumbradas a trepar con el vacío inmediato. El error se paga muy caro, no hace falta decir con qué... Por supuesto, totalmente desaconsejable con tiempo húmedo. 

4 comentarios:

  1. Nada que añadir a tan buen relato. Excelentemente documentada y comentada. Un placer compartir ruta -tan completa y tan dura a la vez-, con todos vosotros. Grandes compañeros-amigos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si el miércoles subimos el Saigu. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Nunca había deseado acabar de ver un reportaje lo antes posible, pero con este, y a pesar de estar sentado cómodamente en mi casa viéndolo, me sentía agobiado. Creo tener las piernas cansadas sin haberme movido de mi silla. Desde luego, esta es una experiencia que este "pisapraos" jamás se atrevería intentar. Sois unos auténticos MONTAÑEROS (con mayúsculas). Bien ganado tenéis lo de "LOS SIETE MAGNÍFICOS". ¡Muchísimas felicidades! Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Viti, lo de magníficos lo puse por el número, aunque como compañeros realmente lo son. En cuanto a lo de cansar, también tienes razón, para algunos como yo acaban resultando muy duras. Pero habrá que seguir aguantando hasta donde se pueda. Un saludo.

      Eliminar